Una nueva Experiencia Ágora Londres

30/11/2023
Comparte

Una nueva Experiencia Ágora Londres

 

Londres ha sido una de mis ciudades favoritas desde la adolescencia. Me gusta su mezcla de gentes, admiro su arquitectura y me deleitan sus bellos parques.

Nunca había visitado esta, para mí maravillosa, ciudad en otoño y la oportunidad que se me había brindado de hacerlo me llenó de alegría por dos motivos: poder disfrutar de la belleza de la ciudad en esta estación del año, y sobre todo, tener la posibilidad de disfrutar de la comunión de un grupo de graduados cristianos y descubrir cómo algunos creyentes, habitantes de Londres en el pasado, lograron cambiar el rumbo de la historia siendo fieles a las enseñanzas de Jesús.

Nuestros acompañantes en esta aventura han sido Susana y Mike y nuestro guía Ben Virgo, director de “Christian Heritage London”. Gracias a ellos me he sentido acogida y sus consejos me han sido útiles en todo momento.

 

Sábado por la mañana: Visita al British Museum

Una nueva Experiencia Ágora Londres

Después del abundante “desayuno inglés” en el lugar de alojamiento nos sentimos llenos de energía y ganas de comenzar nuestra experiencia. Nos encontramos con nuestro guía, Ben, delante del museo en una mañana fría pero, ¡soleada! Nos saludó preguntando a cada uno su nombre y pronto comenzamos a disfrutar de sus maravillosos relatos. ¡Parecía un actor! Nos dimos cuenta en seguida de que ¡ésta no iba a ser una visita típica con un guía típico!

Nos informó que estábamos en un museo con 8 millones de objetos, de los cuales ¡solo estaban expuestos un 1%! Nos íbamos a centrar en algunos que confirman la veracidad de la Biblia y hablan sobre los individuos que hicieron mella en la historia gracias a su fe.

Pronto comenzó a enumerar los reyes de Israel y Judá y nos recordó cuántos de ellos adoraron a otros dioses y no al Dios verdadero. Nos señaló, expuestas, unas doscientas caras de hace siglos, encontradas en hogares en Israel, que miran al cielo adorando a otro dios.

 

Los hombres siempre han adorado, pero la gran pregunta es, ¿a quién o a qué? “Aquello a lo que entregues tu corazón tendrá consecuencias eternas”, fueron las reiteradas palabras de Ben.

 

A continuación, nos acercó a la biblioteca de donde surgieron, tras largas horas de estudio, las obras de personajes ilustres, entre ellos, Karl Marx, un hombre contradictorio: luchaba por la igualdad social, pero evitaba a los pobres, ¡no pagaba a su criada y después de dejarla embarazada la expulsó del hogar!

Nos señaló uno de los objetos más valiosos del museo: la piedra Rosetta, que hizo posible la interpretación de los jeroglíficos egipcios, una civilización de grande relevancia bíblica.

Vimos algunas joyas de la ciudad de Ur, desde la cual partió Abraham y que hablan de la riqueza de esa urbe mesopotámica y de todo lo que el patriarca tuvo que dejar atrás para vivir una vida de fe. Después, nos llevó a otro objeto, de gran interés para nosotros, que era un mosaico del palacio de Susa, mostrando una figura de un soldado de la guardia real, conocidos como inmortales, de la época de la reina Ester. Una mujer que no confiaba en sí misma sino en el poder de la oración para salvar a su pueblo.

Pudimos contemplar el Cilindro de Ciro, rey de Babilonia, que testifica de lo que Dios había predicho 150 años antes de que sucediera. Recoge la orden de retorno y reconstrucción del templo de Jerusalén. Se considera el primer acta de los derechos humanos.

Una nueva Experiencia Ágora Londres

 

Llegamos a una sala del siglo XVIII, para contemplar una pequeña figura elíptica de porcelana de unos 10 cm., en la que se veía a un esclavo negro arrodillado, con cadenas en las muñecas y actitud de ruego, en la que se leía: “¿Acaso no soy una persona y un hermano?” Estábamos ante el logo que se convirtió en el eslogan de la campaña abolicionista que lideró William Wilberforce y que todos aquellos que la apoyaron, llevaron a modo de chapa en la solapa.

Como otra prueba de la veracidad de la Biblia vimos el Obelisco negro de Shalmaneser de tiempos babilónicos en el cual se menciona a un rey arrodillado. Se trata del rey Jehu que quita los ídolos del pueblo de Israel. De nuevo se trata de la cuestión de la adoración, una cuestión del corazón humano.

Terminamos la visita frente al friso del Partenón de Atenas donde Ben nos recordó e interpretó parte del famoso discurso de Pablo en medio del Areópago griego de Hechos 17:22-31 y que tanto nos ha inspirado a encontrar elementos que conecten el evangelio con nuestra cultura.

 

Sábado por la tarde: Recorrido por las calles del centro de Londres

 

Después del tiempo libre que empleamos para un “lunch” según la costumbre inglesa, continuamos con nuestro guía, esta vez paseando por las calles de la ciudad. Vimos la imponente catedral de San Pablo y nos acordamos del apóstol y su gran sufrimiento por ser fiel al evangelio.

Una nueva Experiencia Ágora Londres

Nuestro guía nos habló a continuación de John Wycliffe que fue encarcelado en la catedral de San Pablo y luego quemado. Sus escritos, sin embargo, llegaron hasta Jan Hus que al leerlos se convirtió y a su vez influenció a John Wesley, que se convirtió escuchando el evangelio a unas calles de allí.

En el patio de la catedral se quemaron 3000 biblias de la traducción de William Tyndale al idioma inglés. Lejos de ser el final, aquello no hizo más que incentivar su deseo de hacer muchas más copias de su traducción “King James”, que más tarde imprimiría y distribuiría por toda la ciudad. Hoy día, esa traducción es reconocida como un legado lingüístico que incorporó palabras al inglés que antes no existían. Mientras era quemado Tyndale oraba que el Señor abriera los ojos al rey de Inglaterra.

Otro gran hombre del que se nos habló fue Anthony Ashley Cooper, VII conde de Shaftersbury, miembro del Parlamento con tan solo 25 años, que luchó por los derechos de los mineros, aprobando un decreto sobre el máximo de horas de trabajo. Se opuso al uso de niños para limpiar chimeneas. Su amor por la justicia y la infancia le llevó a fundar las Ragged Schools, las escuelas de “andrajosos”, organizaciones benéficas extraoficiales que brindaban educación y atención gratuitas a los hijos de familias pobres.

Visitamos la pequeña iglesia St Mary Woolnoth en la que predicó John Newton. Vimos su púlpito junto al epitafio que había redactado él mismo en el cual testifica del gran cambio que produjo la fe en Jesucristo en su vida. Otro testimonio de lo que puede hacer un hombre, por muy insignificante o malvado que sea, pero que confía en Dios, para cambiar el rumbo de la historia. Acabamos cantando “Amazing Grace” (Sublime Gracia) llenos de emoción.

 

Una nueva Experiencia Ágora Londres

 

Domingo por la mañana

 

El domingo tuvimos la oportunidad de asistir al servicio religioso en la iglesia Saint Helen´s Bishopsgate, una iglesia antigua en el corazón de la City (distrito financiero de Londres). Nos sentimos muy acogidos porque se nos acercaron varias personas mostrando interés por nosotros y la razón de nuestra visita. Pudimos aprender sobre la obra misionera de la iglesia entre los hombres de negocio del distrito y entre los hispanohablantes en particular. Fue un tiempo de comunión muy especial. Terminamos la visita orando juntos.

Una nueva Experiencia Ágora Londres

Vuelta a casa. ¡La visita se me ha hecho corta y me quedé con ganas de aprender más! Londres nos despidió nublado y lluvioso.

Quedaron ganas de vernos de nuevo y algún día volver.

Por Ljerka Pozega

 

 

Puedes seguir conociendo este proyecto leyendo la crónica de la primera Experiencia Ágora.

Comparte

¿algun comentario?

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PUEDE INTERESARTE